16 de septiembre de 2019

Seguimos igual!

Ya pasó un mes del último artículo que escribí, en donde mencioné mi intención en cambiar de aires fotográficamente hablando. Dejar de tratar de forzar los retratos y dedicarme mejor a algo como fotografía de bodegón (still life).

Pues como menciono, ha pasado un mes y en ese mes no he hecho nada. Entre en una especie de depresión post-parto, pero en este caso es una depresión post-retratos. 

No he tenido el ánimo para olvidarme de los retratos y enfocarme en otro tipo de fotografía. Una parte de mí todavía quiere que se den los retratos, inclusive he seguido haciéndome promoción con gente que conozco, al grado de que ya fui al negocio vecino donde trabajan varías personas y les ofrecí mis servicios.

Como siempre hay varios interesados, pero nada concreto ni seguro. Es la historia de mi vida fotográfica, esperar, esperar y esperar para al final no tomar fotos.

Creo que lo que tengo que hacer es dejar de tratar que suceda lo que no ha podido suceder después de tanto promocionarme. Ya se hizo todo lo que había que hacer, la gente ya sabe que existo, inclusive hice una página de facebook con mis fotos. Por mi cuenta ya no hay más que exprimir.

Lo más sano es definitivamente enfocarme en la fotografía que quedé en hacer y dejar que lo de los retratos siga su propio curso, que lleguen por si solas las oportunidades, pero claro, sin estar sentado sin hacer nada, mientras yo voy a estar haciendo otro tipo de fotografía, que espero y me motivé y me haga sentir mejor.

Ya esta semana comienzo, voy a empezar con algo sencillo y de ahí para arriba, para ocuparme y poder disfrutar el tomar fotos.

12 de agosto de 2019

Buscando otros horizontes

Una persona muy sabia me recomendó no seguir la línea que llevaba mi artículo anterior. No hablo del de las fotos de la novia, hablo del que borré donde me la pasé hablando pestes de la forma en que las compañías fotográficas llevan sus talleres para tratar de hacer que la gente termine comprando más equipo que en realidad no necesitan.

Me hizo ver que en vez de aportar algo positivo, como recomendaciones para las compañías de como manejar mejor esos talleres y tips para las personas que atienden para sacar el mejor provecho de los mismos, lo único que estaba haciendo es dar énfasis en lo que veía mal.

El principal propósito de este blog es precisamente el poder ayudar a la gente con mis experiencias y mis puntos de vista, fotográficamente hablando. Y la idea siempre ha sido el hacerlo viendo todo desde el lado más amable, con una mentalidad positiva, y tengo que admitir que a veces dejo que cierta parte de mi negatividad invada mis pensamientos y eso resulta en artículos con una connotación molesta, a veces deprimente, y se que eso no ayuda a nadie en lo absoluto.

Todo este aspecto de ver las cosas del lado positivo y de buscar hacer de algo malo, algo bueno, me lleva al motivo de este artículo, un cambio de dirección. La idea es buscar para mí, una dirección más positiva con todo este asunto de la fotografía, el poder dar uso de mis habilidades con una mayor frecuencia y no nada más cuando alguien más me necesite.

Actualmente mi pasatiempo es muy esporádico y se esta convirtiendo en algo triste, que estoy dejando de disfrutar y que no he podido practicar con tanto énfasis y tanta frecuencia como realmente quiero.

La idea desde el principio fue el aprender fotografía y el poder disfrutar el hacerlo continuamente. Es más, al principio no me importaba hacía donde apuntaba el lente, podía ser objeto, animal o persona, siempre y cuando estuviera disfrutándolo.

La fotografía de retrato es algo que siempre me ha llamado la atención por los resultados tan agradables que se pueden tener, y por las expresiones de las personas al verse en una foto donde muchas veces no pueden creer que pueden llegar a verse tan bien y por otro lado porque estas ayudando a crear momentos que mucha gente va a recordar y a guardar por mucho tiempo.

Pero no puedo seguirlo haciendo a costa de mi propio gusto y del placer que me produce este pasatiempo. No puedo reducirlo a minutos de sesiones cada cierto número de semanas, períodos de sequía que últimamente se han visto incrementados.

No puedo dejar que mi hobby sea determinado por otros y que sean otros los que terminen definiendo cuando voy a volver a tener el gusto de tomar otra foto.

Así ha estado pasando, conmigo esperando a que alguien más solicite mi ayuda para tomar su foto. Esto no es mi trabajo, es lo que hago para descansar del trabajo, es algo que yo escogí hacer porque lo disfruto, y últimamente no lo he podido disfrutar como yo quisiera y con la frecuencia que quiero.

He hecho varias sesiones, y cada vez he mejorado un poco haciéndolo, pero no siento que este practicando lo suficiente, no me siento creativo. Solo siento que estoy sentado esperando a que alguien más decida por mí, y ese nunca fue el objetivo de empezar este pasatiempo.

Tengo varias sesiones en pausa, y así han estado desde hace muchas semanas. Pero mi fotografía no puede seguir a merced de la agenda de otras personas. Yo soy mi propio jefe y mi propio dueño y quiero tomar fotos, no una vez al mes, sino por lo menos una vez por semana o más si es posible.

Por eso decidí que cuando me lo pidan haré los retratos, pero creo que mejor me enfoco a un tipo de fotografía que me permita decidir a mi el que, el como y el cuando, y creo que la fotografía de bodegón (still life), como normalmente se conoce a la fotografía de objetos inanimados, palomea todos los puntos que estoy buscando en mi pasatiempo.

Por fin podré decidir cuando fotografiar, cual será mi sujeto, con que luz, con que fondo y con que lo voy a adornar. Voy a hacerlo todo a mi tiempo y a mi paso, sin que nadie este sudando o moviendo el pie porque ya quiere que termine la sesión. Todo en mi estudio o en el lugar que yo decida, pero todo va a depender de mí esta vez. Así que si pasan semanas sin que tome una foto, ya no va a ser alguien más el culpable, más que yo.

Así que de ahora en adelante yo decido en mi fotografía y como disfrutarla. Cuando lleguen los retratos, que bueno, pero si no llegan, yo seguiré fotografiando y disfrutando el pasatiempo que desde hace años escogí y el cual quiero que sea un motivo de alegría en mi vida.

29 de julio de 2019

Gracias Jerry Ghionis!


Pues ya son varias semanas sin sesiones. Hay varias pendientes pero la fecha depende al 100 por ciento de las personas que me las solicitaron, así que de momento estoy a merced de su disponibilidad. ¿Qué raro verdad? Esto es un hobby para mi y estoy haciendo sesiones sin cobrar y aún así dependo de las personas a las que voy a fotografiar. 

Ya me estaba desesperando, pero de pronto llego una oportunidad, algo que no había hecho nunca, hacer unas fotos de novia. La oportunidad llego gracias a un compañero de trabajo. Me comentó que su prima -a la que ya había fotografiado hace varios años- se iba a casar y que no tenía fotógrafo, que quería ver si yo podía tomarle las fotos después de la Iglesia y antes del salón, porque quería usar una de esas para ampliarla y ser la que colgara en su casa.

Al principio sentí pánico, porque es una responsabilidad muy grande, algo que no había hecho antes y por ende, algo con lo que no tenía experiencia, y, tomando en cuenta que todavía me falta mucho que practicar con iluminación, sentí que no estaba listo.

Mi intención era negarme, pero mi amigo me levantó el ánimo y me recordó que no soy tan mal fotógrafo, así que al final terminé diciendo que sí.

Pasé más de una semana revisando videos de foto de bodas, en especial los del fotógrafo Jerry Ghionis, quien es una eminencia en el tema. Mis principales dudas eran en cuanto a poses e iluminación para boda.

Es un fotógrafo con mucha experiencia y sapiencia en este tema, el recomienda siempre poner el cuerpo en contra de la luz y voltear la cara de la novia hacia la luz, es su técnica preferida. Maneja esta técnica con flash, con luz natural y luz continua, y siempre obtiene resultados fabulosos, y todo con ubicar la cara de la novia de frente a donde quiera que provenga la luz.

Llegando al lugar donde se iba a hacer la sesión, tuvimos una sorpresa que no se si fue buena o no. Resulta que un familiar del novio se compró una cámara réflex y se había ofrecido a tomarle las fotos a ellos durante el evento para que no gastaran en fotógrafo. Un gesto muy amable de su parte, pero desgraciadamente se veía que el pobre hombre no sabía lo que estaba haciendo, espero que esas fotos resulten utilizables para la novia y su esposo.

Al principio sentimos un poco de incertidumbre -digo sentimos porque mi amigo fue en calidad de asistente-, pero después de unos minutos estas personas se despidieron y ya me toco a mi entrar en acción. Desgraciadamente ya llevaban más de media hora ahí y los novios ya estaban algo fastidiados, lo que redujo mi tiempo a unas cuantas poses y como 15 minutos de tiempo para tomar mis fotos.

Mi plan era usar mi telefoto para comprimir un poco el fondo y difuminarlo otro poco, bajo exponerlo un poco y después usar el flash para iluminar a los novios, usando algunas de las técnicas que investigué para tratar de ayudarme con las poses.

Desgraciadamente, como recordaran, mi flash es de los económicos y su potencia no es tan alta, tampoco es tanta la diferencia comparada con un flash más potente. Se vio esa limitación, pues tuve que usar el flash a toda su potencia para poder iluminar a los novios, y al final de cuentas no pude usar los valores que quería en cámara.

Pero tengo que aprender a vivir con eso, porque siendo esto un pasatiempo no puedo invertir diez mil pesos en un Godox de 200 watts con batería recargable y opción para sincronización con alta velocidad.

Lo que si tengo que cambiar son mis transmisores, que si no me fallaron del todo si mostraron una falla peculiar. Al tomar las fotos en vertical, el flash no disparaba, en horizontal no había ningún problema, pero en vertical resulto al final que tenia que tomar la foto en la otra dirección para que funcionara, y es la orientación que no te permite agarrar bien la cámara.

Ya resuelto todo eso, hice lo que se pudo tomando en cuenta el poco tiempo y las limitaciones del equipo y creo que no salio tan mal. Este estilo se enfoca más en iluminar a la novia y es un estilo que muestra más contraste entre áreas iluminadas y sombras, pero al final resulta ser atractivo. 

Al final esta experiencia me enseño muchas cosas, tanto en cuanto a mi equipo como en cuanto a mis conocimientos. Y la conclusión de todo esto es que necesito seguir practicando y encontrar mi propio estilo. Poco a poco me estoy acercando, pero necesito practicar más y enfrentarme a más situaciones diversas.

Por el momento estoy contento con lo que se logró y espero que se me sigan dando más oportunidades. Recuerden, practiquen, practiquen, practiquen.

28 de mayo de 2019

50mm vs telefoto, la práctica

Por fin este fin de semana pasado tuve oportunidad de utilizar el telefoto que acabo de adquirir y los resultados fueron bastante agradables. También utilicé el 50mm lo que me permitió compararlos para ver las diferencias.

50mm

En sí las principales diferencias son que el telefoto me da un poco más de juego con el enfoque debido a mayor profundidad de campo, y que el 50mm a f/2, ya pasando la cara de la modelo empieza a desenfocarse, lo que debo admitir le da un toque algo elegante a la imágen.

200mm

Las mayores desventajas que vi en el telefoto es que a 200mm hay que irse muy atrás para poder encuadrar de cintura para arriba, cosa que con el 50mm no sucede. Otra desventaja es que a 200mm tiene algo de movimiento al tratar de enfocar lo que involucra el tener que sujetar mucho más firmemente la cámara.

Pero le veo la ventaja comparado con el 50mm. Principalmente que cuando se trata de más de una persona, aunque hay que alejarse más, es más fácil sacar bien el enfoque debido a la mayor profundidad de campo. 

Con una sola persona no veo problemas con el 50mm usando aperturas grandes, puesto que puedo mover mi punto de enfoque. Aunque es mucho más fácil con el telefoto porque puedes usar el punto central y recomponer sin riesgo de perder el enfoque.

Creo que ambos lentes tienen su uso. El 50mm permite una intimidad mayor cuando estas con una sola persona y al mover el punto de enfoque te deja tener un  muy bonito bokeh del fondo y un desenfoque que va creciendo pasando la cara de la modelo. El telefoto permite un desenfoque similar pero sin arriesgar el enfoque, lo que puede ser muy útil cuando se toman parejas o familias y se quiere desenfocar el fondo

Al final de cuentas es una situación de ganar-ganar, debido a que tengo ambos lentes a mi disposición y cuando se de la situación, podré elegir el que más se me acomodé dependiendo de lo que quiera lograr con la imágen. Que bonita es la fotografía.

27 de mayo de 2019

Por fin, otra sesión


Ya tenía varias semanas que me estuvo cambiando la fecha una pareja a la que le voy a hacer una sesión, de hecho eso todavía sigue pendiente. La sesión que hice esta semana fue una sesión familiar y un poco más enfocada a la hija de la familia. Sea como sea, por fin pude volver a tomar mi cámara y esta vez pude probar el telefoto que acabo de adquirir.

Fue en un espacio cultural que conocemos aquí como teatro Metropolitano, que son un conjunto de edificios entre los que esta un museo, un centro de convenciones y un teatro, todo eso rodeado de muchas áreas verdes.

La sesión fue en la tarde, después de las 5, cuando el sol ya esta bajando, aunque en esta ciudad todavía es algo fuerte. Mi intención era ir sobre las áreas verdes y en un área con sombra como hice anteriormente con otra familia. Pero los planes de esta familia no fueron esos, ellos querían las fotos en el área de los edificios, donde es algo difícil encontrar sombra.

Si encontré algunos lugares con sombra y traté de ayudarme lo más posible. La solución perfecta para algunas de las fotos de la niña hubiera sido el exponer para el fondo y usar flash para iluminarla, pero como siempre, no pude llevar a nadie que me ayudara, lo que hizo todo más difícil. Otro contratiempo es que mi velocidad de obturador para una exposición correcta del fondo, era mucho mayor a mi velocidad de sincronización de flash, tenía mis filtros de densidad neutra, pero esos sólo los puedo usar con mi lente de 50mm, lo que hizo que mis tomas con el telefoto y el 24mm no fueran posibles con flash. Así que a final de cuentas decidí hacerlo todo sin flash y hacer todo lo posible por que mis fondos salieran lo menos sobre expuestos posible.

Esta vez me desempeñé mejor, aunque todavía cometí varios errores. Uno de ellos que al cambiar a mi lente de 24mm, me quede en una apertura de f/2.8, aunque gracias a que el lente es angular no tuve fotos que salieran fuera de foco.

Ahora como iba a tomar varios ángulos y la iluminación iba a variar dependiendo de donde pusiera a la niña, el sacar mi exposición usando mi mano no me iba a servir, entonces cambie el modo de medición de la cámara al punto central y cada que cambiaba de posición buscaba la cara de la persona para poder exponer en base a su rostro y no tener exposiciones erróneas. Lo cual funciono muy bien el 90% del tiempo.

En cuanto al telefoto funciono muy bien, me dio suficiente profundidad de campo para no errar mi enfoque y me dio un bokeh bastante agradable. Lo único es que al tomar a 200mm, tenía un movimiento constante de mi cuadro así que tuve que sujetar la cámara lo más firme posible. 

Otra cosa es que para sólo tomas de hombros para arriba, ya tenía que alejarme bastante, para tomas de cintura a cabeza tuve que alejarme todavía más y desgraciadamente sentí que no podía interactuar bien con mi modelo. El 50mm lo use a f/2 y como podía mover mis puntos de enfoque, salieron muy bien y con un bokeh bastante bonito, además me gusto como caía el enfoque pasando la cara de la modelo.

Creo que el telefoto lo voy a limitar para usarlo con retratos de parejas y donde solo me enfoque de la cintura para arriba, para todo lo demás voy a usar el 24mm y el 50mm. Además de que se me hacen tan versátiles y tan fáciles de intercambiar. Pero tengo que admitir que el telefoto si es una herramienta útil si quieres un buen desenfoque de fondo y no comprometer el enfoque, que en el caso de una pareja si sería muy difícil con el 50mm.

Al final de cuentas logré librarme un poco de fondos sobre expuestos y creo que a pesar de las condiciones logré fotos bastante decentes. Creo que la práctica me esta ayudando para cada vez conseguir fotos más agradables.

2 de mayo de 2019

50mm vs telefoto - Veredicto

Hace un tiempo saque un artículo donde hablaba del lente de 50mm vs telefoto a 200mm. En sí la idea era ver que tanta profundidad de campo me daban ambos lentes, el 50mm a f/2.8 y el 200mm a una apertura de f/5.6 o f/6.3. Mi resolución estaba basada en una distancia de cámara a sujeto de 3mts para el 50mm y 8mts para el telefoto. Los resultados arrojaron una profundidad de campo muy similar por lo que pensé que sería lo mismo cualquiera que usara.

Yo siempre tuve la sensación de que el telefoto a f/5.6 era más razonable con el enfoque que el 50mm a f/2.8 y que me daba también un bokeh muy similar. (El bokeh se refiere a la calidad de la parte desenfocada del fondo, no a la profundidad de campo. Mayor o menor profundidad de campo no define la calidad de mi bokeh). 

Pues estaba equivocado, más que nada por la distancia que estaba utilizando en el simulador de profundidad de campo. Pero, fue gracias a un muy buen amigo que es muy bueno con las matemáticas, que hicimos unos cálculos basados en el ángulo de visión de cada lente, con lo cual resolvimos que la distancia del telefoto para darme un encuadre similar al 50mm debe ser aumentada en un aproximado de 9 metros, así que si el 50mm se usa a 3mts, el telefoto debería usarse a 12mts.

Eso aunado a que encontramos una herramienta en línea mucho mejor, la cual muestra gráficamente al modelo y el desenfoque del fondo de acuerdo a los valores que se introduzcan. Lo cual nos permitió comparar también la calidad del desenfoque del fondo para los dos lentes, y los resultados fueron muy sorprendentes.

Para empezar cambiamos el valor del 50mm y decidimos usarlo a su apertura máxima f/1.8, a 3mts de distancia del modelo. El telefoto lo dejamos en 200mm, a f/5.6 y a una distancia de 12mts del sujeto. Metimos todos los datos al simulador y los resultados fueron bastante sorprendentes.

Como cambio la distancia de cámara a modelo para el 200mm, la profundidad de campo aumento. La profundidad de campo para el 50mm a f/1.8 a una distancia de tres metros es de 12cm atrás y 12cm al frente del punto de enfoque. La profundidad de campo para el 200mm a f/5.6 a una distancia de 12mts, es de 40cm al frente y 40cm atrás del punto de enfoque, lo cual es casi 4 veces la profundidad de campo del 50mm.

Al comparar la calidad del área desenfocada, llegamos a la conclusión de que a pesar de que el 200mm esta a f/5.6 y el 50mm a f/1.8, el área desenfocada era prácticamente igual, con la diferencia que el 200mm comprime mucho más el fondo, lo cual en muchos casos crea una imágen más atractiva.

50mm

200mm

El veredicto final es, que mi corazonada de que usar un telefoto a f/5.6 me daría más profundidad de campo y el mismo desenfoque del fondo, era 100 por ciento cierta. Aquí la ventaja principal es que puedes obtener el mismo desenfoque del 50mm abierto totalmente, con el telefoto a 200mm y con una apertura media, y teniendo un mucho mejor enfoque debido a la profundidad de campo. La única desventaja, que tienes que caminar 9mts más para atrás y si no tienes ese espacio y quieres el mismo desenfoque del fondo, ahí si tendrás que irte por el 50mm y tener más cuidado al enfocar.

Otra cosa es que no necesitas buscar un lente con apertura de f/2.8 o mayor para poder obtener imágenes con fondo desenfocado. Basta con usar tu telefoto del kit. Yo ya pedí el 55-250mm para mi Canon, para seguir practicando y ahora si tener más versatilidad con este lente y mi 50mm.

29 de abril de 2019

Diferente temperatura en mis flashes de estudio

Ya había oído que los flashes económicos tienden a tener una diferencia en temperatura dependiendo de la potencia con la que se usen, pero en realidad nunca había notado eso en los míos hasta hace poco.

Fue cuando hice una sesión individual que noté al momento de editar las fotos que estas tenían un tono un poco magenta presente. Se que las cámaras Canon tienden a inclinarse un poco por los tonos rojos, por lo que pensé que era cosa de mi cámara, que aún configurada en el balance de blancos de flash me estaba dando estos resultados, tomando también en cuenta que no tenía tanto tiempo trabajando con esta cámara en particular.


Para esta sesión use una potencia de menos de la mitad en mis flashes, pero no le puse atención a eso. Lo que hice fue en Darktable, crear un perfil de balance de blancos que ajustará ese tono magenta al tono normal que debería tener, y supuse que usando ese perfil con todas mis sesiones de estudio iba a estar bien.


Fue hasta después, con otra sesión, en donde tuve que usar mis flashes a 3/4 de su potencia, que me di cuenta que las imágenes salieron bien, sin ese tono magenta y en sincronía con el balance de blancos establecido en mi cámara. Y hace un rato que tuve otra sesión donde usé la potencia del flash a la mitad, cuando confirme al ver las imágenes, que son mis flashes los que están causando ese tono magenta, pues no me están dando la temperatura adecuada.

Al final deduje que mis flashes de estudio tienen una variación en color dependiendo de la potencia que use. Si uso de media potencia hacia abajo, me da una temperatura diferente que me genera ese tono magenta, cuando los uso de media potencia hacia arriba, me dan la temperatura correcta y no necesito hacer correcciones en la edición.

Se que de usar unos flashes de marca tal vez no tendría estos problemas, pero la realidad es que no tengo el dinero y esto es solo un hobie, además de que estos flashes los he tenido por años sin darme ni un sólo contratiempo. Funcionan muy bien, nunca han fallado, me costaron muy poco y cubren todas mis necesidades.

Así que si empiezan a notar diferencias en sus fotos al usar flash, hagan la prueba con sus luces para saber si ahí esta el problema. Yo en mi caso, voy a seguir usando mi perfil de Darktable cuando los use con baja potencia, que al final de cuentas sólo es un par de clics para resolver la situación.