5 de mayo de 2018

Como combatir el GAS

Se preguntarán si estoy hablando de problemas estomacales con esto del GAS, pero a lo que me refiero es a una enfermedad muy común que nos da a todos los fotógrafos, ya seamos amateurs o profesionales. GAS se refiere al Síndrome de Adquisición de Equipo (Gear Acquisition Syndrome).

¿No les ha pasado que tiene poco que compraron su cámara les gusta mucho, pero aún así saben que allá afuera hay mejores cámaras, más profesionales, más caras, con más prestaciones y sienten que necesitan una de esas mejores cámaras para poder sacar mejores fotos?

Ese es el GAS, esa necesidad latente de tener algo mejor que lo que tenemos, porque sentimos que es la única forma en que podemos tener mejores resultados. No importa si la cámara que tenemos es fantástica y saca fotos impresionantes, como no es la mejor, sentimos que eso nos esta detrayendo de tener mejores resultados.

Aunque la lógica nos dice que una mejor cámara no nos va a hacer mejores fotógrafos, nuestra enfermedad nos hace sentir lo contrario. 

Entonces se preguntarán: ¿cómo puedo curarme del GAS? La respuesta es que no hay cura, esa sensación nunca se irá, lo único que se puede hacer es combatirlo para tratar de evitar caer en un círculo vicioso o lo que es peor en deudas.

A mi me pasa seguido, aún con una cámara prácticamente nueva, como no es tope de gama, siempre tengo la sensación de que allá afuera hay una cámara con mejores prestaciones que la mía que me podría dar mejores resultados. Y aún con una cámara tope de gama seguiría el problema, ahora la situación sería querer cambiarse de marca porque se piensa que "x" o "y" marca es mejor.

¿Cómo lo combato? La respuesta es fácil pero difícil de llevar a cabo. Simplemente, repetirse una y otra vez que una mejor cámara no nos va a llevar a tomar mejores fotos, que lo único que conseguiremos es alimentar un vicio y endeudarnos.

Lo mejor es tratar de no pensar en el tema y usar nuestro equipo actual, practicar y practicar, tomar muchas fotos, trabajar en nuestras habilidades y ver como vamos creciendo como fotógrafos sin ayuda de más y mejores equipos.

Tal vez con el tiempo y buenos resultados pudiéramos llegar al punto en que se encuentran muchos profesionales, donde solo ven al equipo como una herramienta y no como la fuente de su arte.

Es todo lo que puedo recomendar, mucho sentido común, mucha restricción y mucha paciencia, y tomar fotos constantemente, disfrutar nuestro pasatiempo o profesión y tal vez así llegar a un estado neutral, donde no nos preocupemos más por el equipo, sino por ser mejores.

30 de abril de 2018

Sesión con la Mujer Maravilla

 
Bueno pues es día del niño y mi hermana trajo a mi sobrina para que le tomara unas fotos, como tuvo fiesta de disfraces en la escuela, se disfrazó de la Mujer Maravilla, así que le ofrecí hacerle unas fotos.

Para empezar monte uno de mis fondos de papel, en esta ocasión un azul celeste que pensé que quedaría muy bien dado los colores de su disfraz. Cambié la caja suavizadora por una sombrilla traslucida para dar más iluminación, puesta a 45 grados y cerca de la niña para no afectar tanto el fondo.

Desgraciadamente la niña es muy inquieta y yo muy poco paciente con los niños, así que solo conseguí un par de fotos decentes. La que mas me gusto, después de editarla en Darktable, la pase a Gimp, y la combiné con un fondo azul que encontré en internet para darle un toque más de súper héroe a la imágen.

16 de abril de 2018

Otra sesión en el estudio con la T7i


Bueno pues últimamente he estado un poco más activo con la fotografía y gracias al cielo ya son varias las personas que me han pedido fotos.

En esta ocasión fue mi hermano, quien me pidió unas fotos de mi sobrino con fondo blanco. Algo muy sencillo, así que no necesite hacer tanto alboroto con la iluminación.

Tomé una tela blanca que tenía guardada, eso sí, un poco arrugada y manchada, pero para quién no lo sepa, cuando se trata de blanco todo es cuestión de saber usar bien la luz para que no se note nada.

En esta ocasión usé mis flashes de estudio, un flash con su reflector para el fondo y un flash con el softbox de 24" en 45° para iluminar al sujeto. Agregué un reflector blanco para rellenar las sombras del otro lado de la cara y listo. 

Solo me aseguré de que la luz del fondo no se reflejara al grado de quitarme algo de contraste en el sujeto. Todo fue rapidísimo, como cuestión de 20 minutos, fue también muy poca edición, un poco de contraste, saturación, también subí un poco los blancos para eliminar cualquier marca en el fondo y todo quedó muy bien.

La verdad quede satisfecho y sobre todo contento porque me encanta practicar mi fotografía.

14 de abril de 2018

¿Necesito una mejor cámara?

No voy a negar que hay veces que me pongo a pensar en que quisiera otra cámara, una cámara "mejor" que la que tengo, y en ese instante algo dentro de mi comienza a inventar una historia, en donde hay un sin fin de escenarios en donde estoy utilizando esa cámara, de pronto me imagino tomando fotos de muchachas bonitas en el estudio, usando todo mi equipo de iluminación, o en locación tomando fotos de algún dueño de algún negocio donde termino haciendo imágenes a la Joe McNally.

Pero inmediatamente después de pensar eso, otra parte de mi me recuerda que tengo una cámara prácticamente nueva y que tiene todo lo que necesito para tomar fotos y también, otra parte de mi me recuerda que muy apenas puedo conseguir a alguien que pose para mi, mucho menos voy a estar tomando fotos de chicas bonitas y dueños de negocios.

Es esa parte de mi la que me mantiene a raya, la que me recuerda que no es la cámara sino soy yo el que fabrica las fotos, que podré tener la mejor cámara del mundo pero si no hago nada por practicar y mejorar mis habilidades, de nada va a servir. Un buen fotógrafo puede hacer su trabajo con una cámara sencilla, pero un mal fotógrafo no podrá hacer nada con la mejor de las cámaras.

Les apuesto que los grandes fotógrafos no se ponen a pensar en que cámara van a comprar a continuación, ellos solo quieren hacer su trabajo, solo quieren algo que les permita hacer su chamba y ya, eso es todo, no se ponen a alucinar con cada cámara nueva que toca el mercado y a pensar en cambiar su configuración actual por una más reciente. Para ellos la cámara es una herramienta, nada más.

Entonces, ¿porqué nosotros no podemos ser así, y nos la pasamos viendo y leyendo reseñas y pensamos que x o y cámara haría las cosas mucho más fáciles y nos ayudaría a tener mejores resultados? No es nada más el GAS (Gear Acquisition Syndrome), también es esa cultura gringa que nos dice que si sale algo más nuevo o mejor, tenemos que comprarlo.

Hay que verlo de este punto, hay gente sin recursos con cámaras mucho más viejas que las nuestras haciendo imágenes impresionantes, y lo que es peor, ellos no se ponen a pensar en que quisieran un mejor equipo, ellos se adaptan.

Creo que lo que necesitamos es ser realmente sinceros con nosotros mismos y aceptar la diferencia entre lo que queremos o deseamos y lo que en verdad necesitamos. Les aseguro que si así fuera, las ventas de cámaras estarían por los suelos y quedarían solo los verdaderos fotógrafos, aquellos que hacen esto por el gusto de tomar fotos y no por el placer que da tener un juguetito nuevo.

7 de abril de 2018

Orthusphoto Podcast #005: ¿Qué cámara comprar?

En este episodio les hablo de mis razones para quedarse con cierta variedad de equipos y les recomiendo varias opciones para su primera cámara fotográfica.

4 de abril de 2018

Sesión familiar en el estudio


Bueno pues resulta que llegué al punto de anunciar en mi facebook que hago sesiones de fotos gratis para familiares y amigos. Hay que recordar que ya no veo a la fotografía como un ingreso sino más como un pasatiempo, así que no vi nada de malo en hacer eso, aunque acepto que ya es una medida algo desesperada.

Al pasar de los días no vi ningún resultado, hasta que después de una semana un amigo de la preparatoria me pregunto en que consistía y ya le expliqué que me dedicaba a la fotografía en mis ratos libres y que a falta de modelos publiqué ese anuncio en facebook. Así que me pidió si podía tomarle unas fotos a él con su familia y por supuesto dije que sí.

Mi mayor preocupación fue el espacio, dado que eran cinco adultos y dos niños y mi estudio esta más del lado pequeño. Probé poniendo una de mis telas de fondo de forma horizontal pero eso no me extendió el espacio más que 50 cm. Así que haciendo la prueba con la distancia focal más corta de mi lente resultó que si podía usar una de las paredes más largas de mi estudio, quedando yo en un extremo y mis clientes en el otro. 

Preparé mis dos flashes de estudio con un par de sombrillas blancas, ajuste mi potencia con un fotómetro y acomode un par de sillas en donde iban a estar ellos. 

La sesión fue rápida, una media hora nada más, hicimos la posé sugerida por mí y probamos con unas cuantas combinaciones más. Al final de cuentas todo salió bien, me hubiera gustado tener más espacio para hacer un mejor trabajo pero creo que de todos modos se logró algo decente.

30 de marzo de 2018

Cámaras sin espejo en México

Este artículo es para hablar del estatus de las cámaras sin espejo en México. Se puede resumir en una sola palabra: "apesta". 

Los fabricantes quieren que invirtamos en sus equipos pero no se dan cuenta que están utilizando una mercadotecnia bastante idiota. Entre los precios altos de unos equipos y la cero disponibilidad de otros, prácticamente están obligando al consumidor a seguir comprando cámaras réflex. 

Un ejemplo de ello son Sony y Fuji, dos marcas que están dejando huella con la tecnología invertida en sus equipos, pero que, en nuestro país son ridículamente caras. En el caso de Sony desgraciadamente no cuentan con una línea de lentes económicos, así que si quieres una cámara Sony y quieres invertir en algo más que el lente del kit, pues buena suerte, porque son lentes que comparados con sus equivalentes en Canon y Nikon, son por lo menos un 30% más caros, sin considerar también que son lentes de gama media alta o mayor. También esta el caso de lo caros que son los equipos, la última cámara Sony que existía a buen precio, era la a6000, la cual todavía la venden en kit por entre $10 y $15 mil pesos, dependiendo si te incluyen el telefoto o no, pero es una cámara con ya varios años de edad, si quieres versiones más nuevas como la a6300 o la a6500, estas hablando de aproximadamente unos $25 mil pesos, lo cual ya no es nada barato.

En el caso de Fuji, es totalmente el precio, si de por sí son cámaras caras, aquí en México te las hacen imposibles de conseguir. Una X100F, que en Estados Unidos cuesta unos $1,300 dls. (ya caro), aquí en México te la venden por unos $36 mil pesos, claro que a ratos te la dan de oferta por la mínima cantidad de $30 mil pesos, lo cual sigue siendo una mentada de madre. Ya no hablemos de otras cámaras como la X-T2 que con su lente de kit esta ni más ni menos que en $45 mil pesos, precio de oferta, mismo precio que te cuesta una Canon 6d mark II con el 24-105mm, aunque aquí ya estamos comparando una cámara con sensor aps-c contra una de formato completo.

En el caso de Olympus y Panasonic ya no es tanto el precio, bueno, en el caso de Panasonic si son algo caras, pero el problema de estas dos compañías es cero presencia en el mercado mexicano. Panasonic ya me confirmó en un correo que me contestaron, que de momento no tienen pensado lanzar equipos en México, y Olympus ni siquiera menciona donde se puede adquirir equipo, así que esas dos marcas están completamente en el olvido.

Todo esto me lleva a la conclusión de que tendremos que conformarnos con Canon y Nikon por lo menos unos años más, y que por lo menos en lo que se refiere a México, la presencia de las cámaras sin espejo es algo por lo que tendremos que esperar un buen tiempo, y aún más si no hacen algo con respecto a los precios.