18 de marzo de 2019

Probando el Proshow Web


Parte del tomar fotografías es el poder también mostrarlas. Y en esta actualidad ya el mostrarlas de forma impresa no es suficiente, puesto que tenemos las redes sociales.

Facebook, Youtube, Twitter, etc., tantos sitios en donde podemos mostrar esas imágenes. Uno de los formatos que no ha cambiado y que es perfecto para mostrar en internet es por medio de un slideshow.

Cuando usaba Windows tenía un programa que se llamaba Proshow, con el cual hacía unos slideshows muy padres. No sólo se manejaba el clásico efecto Ken Burns, que es el que principalmente uso ahora con el software gratuito que uso en Linux, sino que tenía una infinidad de temas y efectos que hacían que el slideshow se viera fantástico.

Dado que ahora uso Linux, mi única opción de usar ese programa es su versión web, la cual es muy cara si se usa la opción de paga. Hay versiones de $10 y hasta $35 dólares al mes, y claro que hay una versión gratuita pero muy limitada, tan solo se pueden usar 15 fotos y solo puede compartirse en línea, no se puede descargar ni usarse en otras plataformas que no sean en línea.

Decidí probarlo y subir 15 de mis fotos, las cuales tomaron una eternidad, dado que mi velocidad de subida es lenta como tortuga. La ventaja es que tiene muchos temas y también muchas canciones integradas.

Lo bueno que también permite adjuntar el vídeo a blogs y otros sitios web, así que aproveche para subirlo a mi blog y ver que piensan ustedes al respecto.

9 de marzo de 2019

Adios querido amigo!


Con tristeza me toca decir adiós a un miembro muy importante de nuestra familia, que por casi veinte años estuvo acompañándonos en todos los momentos, felices y difíciles.

Mi buen amigo Roy, un cocker spaniel que fue fiel a nosotros hasta el último momento. Inclusive hace poco más de dos meses parecía que ya se nos iba y se recupero para darnos todavía un poco más de tiempo.

Gracias a Dios que se fue rápido y sin sufrir mucho. Simplemente creo que fue la edad la que se lo llevo, para un perro todo ese tiempo debe ser una eternidad en años humanos.

Siempre pensaremos en ti y te extrañaremos!

5 de marzo de 2019

Bokeh con un 50mm


En mi última sesión pude utilizar mi 50mm y probar el bokeh en fotografía de parejas.

Fue una experiencia muy útil porque de entrada me di cuenta que para poder borrar el fondo con un 50mm en fotos con parejas, no puedo usar una apertura de más de f/2.8 y que tengo que ser muy cuidadoso con el enfoque para que ambas personas me salgan en foco, sobre todo que no estén en diferentes planos porque eso definitivamente hace que se pierda el foco en una de las dos personas.

Eso me pasó en algunas de las imágenes, donde enfoque en uno de los dos, pero al final los dos no estaban en foco. Tengo que aceptar que usé más la técnica de enfocar y recomponer con el punto central de mi cámara, en vez de escoger un punto más cercano al ojo y así enfocar mejor.

De todos modos, basado en mi experiencia con un telefoto a aperturas más chicas, tengo que aceptar que el telefoto si se siente más fácil de utilizar y más difícil de generar errores que con el 50mm, aunque también hay que tomar en cuenta que en esta ocasión usé solo una mano y en la otra tenía el flash, y que en mi experiencia con el telefoto usé ambas manos para controlar la cámara. Así que podría decir sinceramente y sin pasarme a un bando, que todavía no hay suficientes pruebas para determinar que un lente es más fácil de usar que el otro cuando se busca borrar el fondo.

Lo que si estoy seguro es que con el telefoto podría borrar aún más el fondo que lo que pude conseguir con el 50mm a f/2.8. De haberme ido a f/1.8, no creo que hubiera podido mantener un enfoque sano en mis sujetos. He ahí que me quede la duda de si el telefoto a una apertura más razonable como f/5.6, hubiera podido ser una mejor opción para las fotos que estaba buscando.

De todos modos de momento no hay forma de poder invertir en un telefoto, el 55-250mm había estado a un muy buen precio reconstruido, pero el precio ya cambio, así que la puerta de oportunidad se cerro.

Aún así siento que todavía no he practicado lo suficiente con el 50mm como para poder afirmar que necesito el telefoto. Es más, si consigo dominar el 50mm a aperturas grandes yo creo que ya no necesitaría el telefoto para nada.

Al final de cuentas no se trata de hacer las cosas más fáciles, sino de aprender a hacerlas y sobre todo aprender a hacerlas bien. Así que definitivamente prefiero saber usar al 100% un 50mm que recurrir a un telefoto por no saber manejar aperturas grandes.

Voy a seguir practicando y se que pronto podré dominar el lente completamente bien y obtener los resultados que estoy buscando.

4 de marzo de 2019

Sesión en la plaza principal


Como ya les había dicho tenía una sesión pendiente, la cual iba a ser en el centro de la ciudad, para ser más precisos en la plaza principal. Al final de cuentas todo salió muy bien, tomamos bastantes fotos y creo que no salieron tan mal.

Llegué un poquito antes de las 9 de la mañana, que es la hora a la que habíamos quedado. Por suerte encontré estacionamiento cerca y no tuve que caminar mucho para llegar a la plaza.

Mi idea básica fue primero tomar todas las fotos angulares con el 24mm, antes de que se llenará de más gente la plaza y después proceder a fotos más de cerca con el 50mm y ver en cuales podía borrar un poquito el fondo.

La mayoría de las fotos angulares las basé en el kiosco de la plaza, pues cualquier imagen que viera hacía fuera de la plaza podría no ser tan agradable en cuanto al fondo se refiere.

Tome fotos caminando al kiosco, sentados fuera del kiosco, ellos adentro, todos afuera, todos adentro, en fin, una combinación muy amplia de fotografías que mostraran el kiosco. 

Ya después de eso con el 50mm procedí a tomar fotos en diferentes lugares tratando de borrar un poco el fondo. En algunas tuve éxito y apenitas logré que ambos salieran en foco, pero en otras me hice mucho para atrás y el fondo ya no quedo tan borroso. Hubo varias donde perdí el foco por poquito y ya no pude tenerlos a los dos en foco, creo que ahí es donde hubiera podido lograr algo mejor con un telefoto, ya he usado telefotos en retratos de pareja y es mucho más fácil conseguir enfocar a ambas personas y aún así borrar el fondo. Mi experiencia con el 50mm fue muy diferente, pero ya hablaré de eso en otra ocasión.

Ya casi al final regrese al 24mm pero ahora con una apertura de f/2.8, aprovechando que a un lado de la plaza hay un café con sillas en el pavimento. Me acerqué lo más que pude a ellos manteniendo el café al fondo y salieron varias imágenes muy aceptables.

En casi todas las imágenes que hice con el 50mm use una apertura grande, la suerte que tuve es que apenitas me quedé dentro de mi velocidad de sincronización con flash, en 1/200. Lo que me permitió usar el flash como relleno.

No tuve oportunidad de probar el bajar uno o dos pasos la exposición para poder usar el flash como luz principal y darle otro efecto a las fotos. Simplemente no se dio. Creo que mi estilo es más natural, pero aún así seguiré practicando e igual en otra ocasión podré probar esa técnica y quien sabe, igual y termine siendo una de mis técnicas a usar en la mayoría de mis sesiones.

También la razón por la que no pude ni me sentí cómodo tratando de hacerlo es porque otra vez iba sólo. Según iban a llevar a alguien más que me iba a poder ayudar a detener el flash, pero siendo yo sólo el rango de movimiento y de iluminación no fue muy amplio, por lo que me tuve que conformar otra vez con usar el flash como relleno. Para como es la gente en esta ciudad no me sentiría muy cómodo dejando un tripie con un flash mientras tomo la foto.

Bueno al final de cuentas salieron las cosas bien, tuve oportunidad de volver a practicar, me dio mucho gusto que ahora estuve un poco más suelto y seguro de mi mismo, dando más indicaciones a la pareja para posar. 

No tuve los mismos errores con la exposición, ni con los valores de la cámara. Ahora si use mi mano para tomar mi exposición correcta y me ayudo mucho que fuera un día nublado en donde no cambió nada la exposición. Y la otra que ya me siento otra vez cómodo con la ergonomía de la cámara, ya no la siento tan rara en mis manos ni me siento incómodo tratando de cambiar valores al vuelo.

La otra es que me estoy acostumbrando mucho a usar las dos focales fijas y me están sirviendo bastante. Me he podido enfocar más en el encuadre, en buscar mejores fondos y en medir mejor mis distancias con ambos lentes.

Para la edición ya no voy a hacer un artículo a parte, porque es lo mismo de siempre, Darktable, seleccionar imágenes a editar, un poco de contraste, saturación, vibrancia y lo que se necesite recortar.

Definitivamente fue un buen día, me la pasé muy bien y aunque fue una sesión de menos de una hora, ese rato fue suficiente para sentir que mi día valió la pena, porque usé mi cámara, usé mis lentes y practique muchísimo mis técnicas. No hay nada como estar tomando fotos, uno se olvida de todo lo malo que existe en la vida.

2 de marzo de 2019

Preparandome para una sesión

Ya pasó casi una semana, ya estamos a sábado y mañana es por fin la sesión de pareja que tenía pendiente. Ya estamos en marzo así que este artículo va a ser el primero del mes, y esta sesión va a ser también la primera del mes. Hasta ahorita mi promedio es de una sesión por mes sin contar enero, así que no estamos tan mal, aunque la verdad me gustaría poder subir a un par de sesiones por mes. Aunque si fueran dos al mes por un par de meses contra una al mes por todo el año, definitivamente prefiero una por mes.

Como lo mencioné, mañana es la siguiente sesión y es de pareja, así que tengo muchas cosas que preparar y guardar.

En cuanto a la cámara, ya la tengo en la maleta con dos baterías que acabo de cargar y una batería adicional por si es necesario. Ya cheque todos los valores de la cámara para asegurarme de que no vaya a llegar y empezar a tomar fotos en un iso como 1600 o algo así.

El lente con el que pienso empezar las fotos esta puesto en la cámara, el cual es mi 24mm, dado que va a ser en una plaza pública y no tendremos mucho tiempo, quisiera primero tomar las fotos de ángulos amplios donde voy a sacar más del fondo en cuadro, dado que empezando no va a haber tanta gente merodeando. También guarde mi lente de 50mm para las fotos más cercanas y con las que pienso tratar de borrar un poco el fondo. Como esos son acercamientos ya no es tan importante si hay o no gente en la plaza.

También no puede faltar en la bolsa una pluma limpiadora y una microfibra, para poder limpiar el lente cada que sea necesario, sobre todo si voy a estar cambiando lentes en locación.

Otra cosa que no puede faltar es mi flash Neewer TT560, con su mini caja suavizadora y mis disparadores, en este caso llevo nada más el transmisor y un receptor, pero estos ya con pilas nuevas. Son pilas que mínimo duran 6 meses antes de volverlas a cambiar.

No pueden faltar las baterías para el flash, en este caso llevo el flash con sus baterías Powerex bien cargadas y otras cuatro adicionales en su estuche por si necesito recargar.

También dado que voy a querer usar aperturas grandes y no se como vaya a estar mi luz ambiental, llevo mi kit de filtros de densidad neutra en caso de que mi velocidad de obturación este muy elevada, para poder bajarla y mantenerme dentro de mi rango de sincronización de flash.

Mi fotometro no lo llevo, siento que eso solo me quitaría algo de tiempo y entorpecería mis movimientos, así que pienso jugar con el flash a ojo de buen cubero como dicen. Ya cheque que el flash a potencia total me da una apertura de f/11 a ISO 200 con una distancia de un metro, así que de ahí puedo ir jugando con la potencia dependiendo de como se vayan dando las cosas.

Otra cosa más que no se puede olvidar, la tarjeta de memoria y formatearla, y una tarjeta adicional por cualquier cosa. Y listo, eso es todo lo que voy  a utilizar el día de mañana que vaya a mi sesión. Todo me cabe en una pequeña mochila de hombro lowepro que tengo desde hace varios años.

Así que esperemos que todo salga bien y que además de la oportunidad de practicar, las fotos salgan bastante decentes.

23 de febrero de 2019

Aprender a ser paciente

Me encontraba ya súper preparado para mi sesión de este fin de semana, hasta que me la cambiaron para la semana que viene. La verdad estaba muy emocionado porque pensé que iba a tener sesión esta semana y la otra con la amiga de mi hermana, pero parece ser que igual y se me juntan las dos el mismo día.

Hay una parte de mi que se siente triste porque ya me había gustado ese ritmo que había tomado con la primera sesión y ya van dos semanas seguidas que no hago nada. Primero la semana pasada que me pospusieron la sesión y ahora esta que me la cambiaron para la siguiente semana.

No queda otra más que ser paciente, seguir preparándome mentalmente y esperar que las cosas se den en su momento y que pase lo mejor. Por otro lado la ventaja que tengo es que se me van ocurriendo cada vez más ideas para cada una de las sesiones que me faltan, así que igual cuando llegue el día voy a tener un poco más de ideas.

Otra cosa que realmente espero es que después de estas sesiones que me faltan me puedan salir unas cuantas más, ya sea por recomendación o porque la gente vea mi trabajo.

21 de febrero de 2019

Que tipo de fotógrafo?

En este artículo se trata de hablar de mis sueños, de lo que me gustaría o hubiera gustado ser como fotógrafo si las cosas hubieran sido diferentes y en vez de tomar la fotografía como un hobie la hubiera tomado como un trabajo.

Creo que todo se basaría en mis posibilidades y en mi entorno. Por ejemplo si viviera en otro país donde andar con una cámara y un tripie en lugares desolados y desconocidos no fuera un riesgo como aquí, creo que me hubiera gustado dedicarme a la fotografía de paisaje, me hubiera dado mucho gusto el viajar, tomar fotos de cascadas, ríos, montañas, playas, etc. Aunado a la experiencia de acampar al aire libre y no depender de nadie, pasar días enteros en la naturaleza, ver amaneceres y atardeceres. Simplemente viajando con un pequeño lugar como base de donde pudiera vender mis impresiones.

Otro tipo de fotografía que me hubiera gustado hacer es la fotografía documental o de reportaje. Viajar por el mundo en diferentes eventos tomando fotos de lo que pasa, hacer pequeños proyectos dependiendo del conflicto o de las personas en conflicto con las que me cruce. Tomar asignaturas dentro de cada evento y de ahí sacar suficientes imágenes para publicar libros. Proyectos completos que consten de más de una fotografía. Aunque la verdad también lo veo como un tipo de fotografía algo estresante, sobre todo dependiendo del conflicto que uno este fotografiando.

También me llama mucho la atención la fotografía de viajes, trabajar para algo así como National Geographic Travels ir a diferentes países, diferentes ciudades y tomar imágenes de lo más llamativo en esos lugares. Conocer diferentes costumbres, personas y lugares, así como probar la cocina de otros países y aprender de sus habitantes.

Aunado a esto también es obvio que el trabajar para una revista como National Geographic sería también algo increíble. Si bien muchos fotógrafos lo pintan como algo realmente difícil y muy lejos de un día de campo, creo que es del tipo de trabajos que te ayudan a definirte como persona y que también te curten, te hacen más fuerte y también esta el hecho de que mis fotos estarían en una revista súper famosa.

Otro tipo de fotografía que me gustaría sería en donde pudiera practicar la fotografía ambiental, donde se toma la imagen de la persona con el entorno en el que normalmente se desenvuelve, hacer proyectos de ese estilo tal vez para alguna revista o tal vez de forma personal.

Pero si algo me gustaría hacer más que nada sería seguir los pasos de Joe Mcnally, que toma fotos para National Geographic, para otras revistas, entrevistas, proyectos personales, fotografía comercial, da pláticas educativas, en fin, un montón de cosas que juntas forman un conjunto muy especial, que conjugan lo mejor de cada tipo de fotografía de las que he hablado.

La realidad es muy diferente, pero no por eso significa que es algo malo. Empecé el año con la idea de que iba a incursionar más en la fotografía de productos y objetos. Pero sorprendentemente en lo que va del año ya llevo una sesión de familia y tengo dos sesiones más por hacer, todo gracias a mi disposición de hacer las sesiones al aire libre, fuera de la seguridad de mi estudio.

Creo que eso es lo que hacía falta hacer, probar algo nuevo y aventurarse. Siempre quise que todas mis sesiones fueran en mi estudio y creo que tal vez la gente, por lo menos en donde vivo, no se siente tan atraída por la idea de una sesión bajo techo, sobre todo con tantos lugares en donde pueden hacerse las sesiones.

Bueno, pues seguiré aprovechando esta racha de hacer retratos y veremos hasta donde llegamos, con suerte se mantiene así todo el año. De todas formas yo ya estoy viendo que ideas puedo utilizar para mis fotografías de producto.